En junio de 2017 secuestré una enciclopedia de la biblioteca pública de Shanghái. Se trataba de un compendio ilustrado sobre tradición estética china, en el que no quedaba campo de las artes populares sin cubrir: teatro, danza y ópera, paisajismo, arquitectura y mobiliario, peinados e indumentaria, o juguetes y diseño gráfico.

Entendemos el mundo a medida que somos capaces de nombrarlo y representárnoslo anosotros mismos. Aunque era incapaz de leer el texto del libro, pude navegar a través del muestrario gracias a sus imágenes, que copié a mano en papeles de colores a modo de estudio. El resultado es un archivo de 555 dibujos con el que he intentado insertar en mi imaginario la historia de una cultura tan distante de la propia.

Atesoré la enciclopedia durante dos años y la devolví a su estantería justo antes de regresar a Europa. En este espacio de tiempo, el gobierno chino prohibió la emisión de dos de las telenovelas más exitosas; al estar ambientadas en el período imperial, ofrecían una versión de la historia que entraba en conflicto con la fabricada por el régimen comunista. La noticia, que podríamos tachar de anecdótica, ha de tomarse como un recordatorio de la naturaleza ficticia de los relatos históricos, y nos lleva a preguntarnos qué porcentaje de fantasía -intencionada o involuntaria- hay en la enciclopedia robada, en el archivo de dibujos que aquí muestro, y en nuestra memoria. 

> Como una veta preciosa en el fondo de la mina,
2017-19
, 555 dibujos, bolígrafo sobre papel, 6 x 10 cm

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
Quién Tienda
 
© Imágenes y diseño web por Edén Barrena, 2022